El ordenador, Cesar y otras incompetencias

5/23/2007 diecisietecosas 3 Comments

El ordenador no es este, pero es que esta foto me gustó tanto...


Hoy me toca historia personal, de las pocas que escribo...
(Tendré que aficionarme ahora que mi vida personal va a empezar a dar muuuchas vueltas!!)
Mi padre se ha comprado un ordenador portátil.
Mi padre es de esos prejubilados algo ociosos(y la envidia que nos da a todos!!) que usa el ordenador para leer los periódicos por la mañana sin tener que bajar al bar, mirar sus cosas por internet, mandar algunos correos, hacer la declaracion de la renta y unos cuantos documentos de Word al año, así que no tenía grandes pretensiones, solo un portatil que se pudiera ''llevar por ahí'' y que le fuera bien. Así que aprovechó una oferta, y se lo compró en el Cunfú, (que es como hemos bautizado en mi casa al Carrefour desde hace tiempo..y que mola mucho más que su nombre real) y así fue como conoció a Goretti y a Cesar.
Porque Cesar se había comprado ese ordenador antes que mi padre.
Cesar instaló sus programitas, le puso su nombre y sus contraseñas-que solo el sabía- a unas cuantas carpetas, y el día que fue a devolverlo al Cunfú -porque lo devolvió- se dejó de recuerdo dentro un CD llenito de documentos, (menos mal que la Operacion Malaya no extiende sus tentáculos hasta las costas gallegas, porque si no, igual nos forrábamos con él!)
Así que mi padre se sorprendió al ver que se habia comprado un ordenador personalizado por Cesar, y llamó al Cunfú y conoció a una amable -y nada asombrada-empleada, ( aquí os presento a Goretti que digo su nombre, porque me gustó y porque me parece original, no porque tenga nada contra ella..), a la que le pareció normal que el ordenador hubiera sido usado, devuelto, no revisado y que además tuviera todo personalizado a nombre de Cesar, que le faltaran manuales, y que de regalo trajera un CD con documentos personales de Cesar.
Creo que a Goretti lo único que le sorprendió es que el ordenador se pusiera a fallar constantemente el rato que estuvo encendido y a ponerse toda la pantalla llena de rayitas verticales de colores, como las de las camisas que llevan los candidatos del PP en los mitines..igual es que el ordenador es demasiado pijo para nuestro hogar, o no le gustan las camisas lisas, quien sabe...o es que prefería vivir en casa de Cesar. Pero Cesar lo rechazó.

El ordenador está ya de camino de vuelta al Cunfú, y mi padre esperando a poder tener de nuevo un juguete a estrenar.
Cesar estos días debe estar haciendo un montón de horas extras, y repitiendo unos cuantos cuadros de Excel, y de contabilidad porque es incapaz de recordar donde los ha dejado.
Goretti quizás cambie su turno para no encontrarse con mi padre otra vez.


3 comentarios :

juaa, que fuerte que no los revisen no te parece???

a ver si le dan uno nuevo de verdad y sin rayitas :P


muaaaaaks

Y este finde operación "install" con el nuevo ordenador (que no conoce a César).

masha dijo...

¡Juas!

Eso os pasa por comprar Pé-Cés... ¡pasaos a Mac!!

XD