Un hombre normal

2/05/2007 diecisietecosas 2 Comments


Dicen que era un hombre normal.
Pero si preguntas, dicen que bebía con frecuencia.
Un buen trabajador, dicen. Cumplía en su trabajo, mariscando.
Dicen que no era malo. Una buena persona.
Pero oían ruidos, gritos algunas noches.
Dicen que lloró y que le entró un ataque de nervios, cuando supo en el cuartel, que su mujer había muerto.

Dicen que ella sabía bien como era él. Y que siempre le perdonaba. Que tenía miedo al que dirán.
Es dificil imaginar su vida en aquella pequeña casa, cuidando de la huerta, con esos hijos en edad dificil y el marido que algunas noches llega tarde.
Todo se le perdona porque trabaja mucho.
Por las mañanas, va a mariscar. Por las tardes en el campo.
Hay noches que grita. Y huele a vino.
Una vez le pegó hace tiempo. Las vecinas dicen que la intentó matar.
Ella le quita importancia. La Guardia Civil se lo llevó pero ella lo fue a buscar al cuartel.
Y le perdonó.
Porque cuando bebe pierde la cabeza.

Esa noche llegó tarde y perdió para siempre la cabeza, y algo más.
Dicen que su hijo se encaró con él, para que la dejara. Pero él se enfureció más.
Un cuchillo de la cocina.
Más gritos.
A las vecinas no les extrañaba. Pasó más veces.
La encontraron tirada en la cama, sangrando.
Dicen que lloró y que le entró un ataque de nervios, cuando supo en el cuartel, que su mujer había muerto.

Dice una amiga mía que los gatos negros no tienen la culpa de nacer de ese color, y a veces su mala vida, y su mal fario, se predestina por ese pequeño detalle del color, sin que ellos tengan ninguna culpa. Seguramente, ella no sabía que su vida estaba marcada por el color rojo de la sangre. Y del vino.
Ella era una mujer estupenda, dicen. Dicen que él era un hombre normal.

Que con tanta campaña, tanta informacion, y tanto minuto de silencio que no se si vale para algo, tanto folleto y tanto centro de ayuda, y tanta asistencia social, y tanta terapia, una mujer muera de esta manera es algo que sigo sin entender.

Que a él le definan como un hombre normal, tampoco.

(por M.C.F. y por sus hijos)



2 comentarios :

masha dijo...

Como dice un buen amigo mío, en los tiempos que corren lo "normal" está muy devaluado.

pienso que estas cosas no hay que perdonarlas y pensar que es por el alcohol, hay que cortar por lo sano. Que más da el que dirán cuando ya es demasiado tarde :S