El día elegido

4/04/2007 diecisietecosas 5 Comments


Parecia un día más.
Pero no era un día como otros.
Ella se levantó como si fuera un día cualquiera y fue a trabajar como un día cualquiera.
Pero el destino, que es listo, ya había decidido por ella. Y ese era el día elegido.

Era el momento para abrirle su puerta e indicarle el camino a seguir.

Ella iba por la vida por un camino y a veces le costaba mirar mas allá...no veía el final del camino ni sabía hasta que llegó allí, que un día llega un cruce, un desvío, un giro inesperado, un volantazo...
Los volantazos asustan, pero muchas veces salvan la vida.

Y ahora hay un nuevo camino, más ancho, más luminoso que se abre.
No lo conoce, ni siquiera sabía hasta entonces que estaba ahí, pero empieza a andar, poquito a poco, porque el destino, sabio, la coloca en esa senda..y la ayuda, con un empujoncito, a dar los primeros pasos.

Y le gusta lo que ve.


Ella sabe que desde ese momento, todo va a ser diferente.
Sabe que a veces mirará atrás con cierta nostalgia, pero sabe que mirando hacia delante encontrará todas las respuestas.
Nada volverá a ser igual y le gusta esa sensación.
Era un dia cualquiera, pero ella esa mañana estrenó su nuevo perfume, sin saber que desde aquel día, en el nuevo camino de su vida, nada volvería a oler igual.

5 comentarios :

masha dijo...

No te preocupes por los volantazos, si llevas puesto el cinturón de seguridad (no está la cosita como para arriesgarse a perder puntos!). Además, todos los coches modernos traen airbags a tutiplén ahora, no? ;-)


Un par de bicos, uno para ti y otro para DD!

Cualquier camino lo vamos a recorrer juntos.

fa dijo...

cualquier camino? tienes algo que contarle a tu amiga del sur? por Dios sustos con niños no que ya tengo dos

nocilla dijo...

jajajaja...Faaaaaaaaa..relajateee anda..que tienes la mente mu caliente, tu!!!

ccc dijo...

los nuevos caminos suelen parecer un poco tenebrosos al principio...pero cuando llevas un rato andando tu vista se acostumbra...y a veces llegas a sitios increíbles!!!
un besiño