Otro día cualquiera

1/23/2007 diecisietecosas 10 Comments

Un dia cualquiera, la madre coge a sus dos niños y se los lleva en el coche. Les pone en sus sillas, en el asiento de atrás. Ruben tiene 8 años, y su hermana Sara solo 6. La madre conduce. La abuela va delante. Las dos van hablando de sus cosas.
Es un día cualquiera de una mañana más, y los cuatro van a hacer cualquier recado, quizás al cole, quizás la madre haga luego la compra, o lleve a la abuela al médico, porque ultimamente tenga mucha tos.
Pero en una curva, un día cualquiera se convierte en el peor día de su vida.
Un camión lleno de mejillones, y ellos que son de O Grove.
El conductor no sabe que ha pasado. El camion se le fué. ¿Y si la carga se movió en la curva? ¿Y si se me reventó una rueda..? 'pero yo no iba nada rápido', dice..Apenas puede reaccionar. Cuando llegan los primeros conductores, no deja de gritarles 'tiene que haber un coche!, tiene que haber un coche'..Pero Pablo y Javier, que a esa hora iban en su furgoneta del trabajo, y el resto de conductores que se paran al ver aquello, no ven ningun coche. Solo humo, hierros, y un camión empotrado contra un talud de la carretera. Hasta que alguien grita ''está debajo!''.. y se intuye un trozo de acero gris metalizado debajo del camion retorcido, entre el humo y las bolsas, muy frías, dicen, de mejillones.
Unos intentan vaciar la carga, bolsas y bolsas de mejillones, para mover el remolque, otros retiran hierros del camion, para intentar sacar a los heridos. Pablo habla con una mujer. Se la oye gritar, pedir ayuda, ella solo les dice ''os meniños, saquen ós meniños!''...

Dos horas después, queda el trafico cortado, siguen allí decenas de medicos, policias, bomberos, guardias civiles, periodistas y una carretera cortada. La imagen de aquello que una vez fue un Ford Fiesta, y pensar que alguien estaba ahí debajo, es dicifil de olvidar.

Ruben y Sara ya nunca jugarán juntos. A Sara y a su madre, un camión les quitó la vida.
Su hermano va camino del hospital. A la abuela, la sacan la última. Está grave, y no deja de susurrar 'os meniños...' mientras está consciente.
Es un día cualquiera de trabajo para muchos. Es el peor dia de su vida para esta familia.
Es mi humilde y pequeño homenaje a esta familia, a un día dificil de olvidar y a la vida,que a veces pasa, como un hilo a punto de romperse, por delante de nosotros, sin que casi nos demos cuenta.


Foto de CAPOTILLO para LA VOZ DE GALICIA

10 comentarios :

mCubo dijo...

Soy de O Grove, desde hace 3 años hago 200 km todos los días por trabajo, mi familia tiene bateas, esa carretera es la que uso cuando voy a ver a mis padres desde que la "vía rápida" esta cortada porque alguien quiso ahorrar unos euros en su construcción. La verdad, tu post me ha dejado un poco aquelado y las ediciones digitales de la prensa no aclaran mucho.

Me uno a tu homenaje y a tu reflexión sobre la vida.

nocilla dijo...

Ufff!! yo solo tenia que desahogar el mal rollo que tenia dentro, y que me quemaba..
¡¡e sentidiño na estrada!!
bicos!

masha dijo...

Brbrbrbrbr.... no te digo nada, sólo que te comas todas las naranjas que puedas...

Y que la vida es muy puta, pero eso ya lo sabíamos, no?

Me ha parecido una historia terrible. Al parecer, la carga del camión estaba mal dispuesta, al menos eso es lo que han dicho en la tele.

Tambien me dejó bastantye mal cuerpo.

Bicos.

Hay días en que lo tienes que pasar muy mal...
No somos nada

anita dijo...

vive cada dia como si fuera el ultimo.....
anita

Sandra dijo...

Se me han quedado los pelos de punta...

joer, que pasada :S me he quedado helada.

WeN dijo...

A mí me han asomado las lágrimas leyendo tu reflexión. No tengo palabras. La vida es muy dura...

Xavipat dijo...

Hola,
he llegado a tu blog a través del enlace de masha, pero creo que a partir de ahora seré un asiduo.

Este relato me ha dejado tocado, buena narrativa y un tema que no nos deja indiferente. Bonito homenaje, pero es una lástima que no sirva para devolver la alegria a esa casa.

Te seguiré leyendo